0
El trompetista y director de orquesta, Luis González, trabaja sin prisa su música para complacer el exigente gusto del bailador.
El experimentado trompetista Luis González, bautizado como “el Tsunami de la Salsa”, resiente que se ha perdido la calidad de la salsa en las producciones musicales debido a la prisa con que se trabaja. 
Es por ello que el músico arecibeño, que cuenta con su propia orquesta, se demoró tres años en grabar su disco Si te pregunta, que describe como uno de calibre para el bailador exigente.
Luis González, cuyo seudónimo de “el Tsunami de la Salsa” fue creado por el compositor Harry Suárez Pizarro, cuenta en entrevista con Primera Hora que “traigo música pa’l bailador exigente. Traigo los mejores arreglistas y composiciones pa’l público puertorriqueño y latinoamericano”.
“Hay muchas producciones que no se siente lo que es la salsa. Esta vez me tardé tres años (en hacer el disco), cogí mi calma, escuché letras, escogí arreglistas, compositores hasta la decisión final. Decidí  hacer una producción que se siente la orquesta y  los arreglos musicales”, dice.
Los músicos que estuvieron a cargo de los arreglos  en su producción son  el maestro Bobby Valentín,  Javier Fernández, Oscar Hernández, Tito Rivera, Carlos Torres, Pedro Bermúdez y Tommy Villarini.
Los cantantes de su orquesta son Eric Pabón, Agustín Marrero y Ricky Ramos.
El primer sencillo de su álbum es Vamos, háblame ahora. El arreglo es de Bobby Valentín.
¿A qué siente se debe que se haya perdido la esencia salsera en las producciones  musicales?  
“Se debe a la prisa. La prisa pa’ sacar las cosas a tiempo, y yo no tengo prisa. Yo pienso mucho en el público, en la  gente. Que cuando saques a tu pareja a  bailar  se sienta la música en tarima,  las vibraciones. Yo quiero llegar a los corazones   de todos los  salseros del mundo,  todos los latinos del mundo, ese  fue mi enfoque el  bailador y hasta las academias de baile,  llegar a todos”.
Fue buen discípulo
Con orgullo expone que durante sus 47 años de trayectoria musical ha podido, como buen discípulo, absorber lo mejor de cada uno de sus mentores. Pues estas cuatro décadas han sido de aprendizaje y crecimiento profesional. 
Se ha inspirado en el trabajo de figuras con las que trabajó, como  Ray Barreto, Luis Perico Ortiz, Conjunto Clásico, Willie Rosario,  Bobby Valentín, Puertorrican Power,  La Mulenze y  Jerry Rivera.
“He recibido muchos regaños de algunos de ellos, pero para bien. Y me quedé firme, a veces tragando seco, pero  fue una enseñanza. Hoy día somos amigos y me llaman para ver cómo estoy”, sostiene con simpatía.
En tanto, describe como  sus asesores musicales y amigos a Willie Rosario, Bobby Valentín y  Luis Perico Ortiz. 
“Esos  tres maestros, si yo tengo una duda y los llamo, ellos  sacan de su tiempo y me ayudan. Yo pasé por la escuela de ellos y siempre  voy a ser discípulo porque cada día uno aprende algo nuevo”, precisa.  
Agrega que “uno aprende a  ser  humilde, honesto,  sincero y a  respetar a los músicos.  Todo eso aprendí con toda esa gente. Yo hice una mezcla que  metí dentro de una olla   y saqué mi estilo”.
Fuente
primerahora.com

Publicar un comentario

 
Top