0
El título fue otorgado por la Universidad Central de Bayamón (UCB).

Desde que se graduó de cuarto año, el más grande anhelo de sus padres era que obtuviera un diploma universitario. Ese deseo se materializó ayer, cuando el salsero Víctor Manuelle fue distinguido con un  Doctorado Honoris Causa en Artes  durante la cuadragésimo cuarta colación de grados de la Universidad Central de Bayamón.

Fue un momento de mucha emoción para el artista y de alegría para los presentes, no solo por el grado recibido, sino por la inesperada  asistencia de sus progenitores, don Víctor Manuelle Ruiz y doña Jenny Velázquez al reconocimiento.

El rostro de sorpresa del intérprete lo expresó todo al notar la presencia de sus papás en el escenario cuando este se dirigía hacia el podio para  agradecer el reconocimiento. Antes de hacer lo propio, se detuvo para inclinarse y besar con ternura a don Víctor. Luego le tocó el turno de abrazar de manera efusiva a su mamá.

“Después de mi graduación de high school, había intensiones de seguir una carrera profesional y estudiar, pero se me tropieza lo que todo el mundo sabe, que es cantar, y comencé mi carrera muy jovencito... Así es que de cierta manera, se nos cumplió el sueño de mi papá y mi mamá, que me decían que les llevara un diploma de alguna profesión. Me hicieron regalarles esa oportunidad a mis papás, que en aquel momento no tuvieron porque me dediqué a lo que estoy haciendo”, señaló el cantante en un aparte con Primera Hora.

Al dirigirse a los 392 graduados, familiares y facultad presente en el Centro de Convenciones de Puerto Rico, en San Juan, el intérprete de Que suenen los tambores, dijo estar seguro de que la estola  terminará, como todos sus premios, en un rincón de la casa de su orgullosa madre, que él con humor denominó como la “egoteca”.

“No fui a la universidad a estudiar, pero los años de experiencia, quizás de hacer cosas positivas, me dieron este honor. Yo creo que más que nadie se merece esto mi mamá, que lleva muchos años cuidando a mi papá, y se graduó como doctora. Este premio es para ella. Gracias por estar conmigo”, manifestó el artista en emotivo mensaje en el que también agradeció a sus hermanos,  a su esposa,

Frances Franco,  y  a sus tres hijos: Kinaysha, de 19 años; Víctor, de 18; y Yaniska, de 16.
En su mensaje además destacó el esfuerzo de los estudiantes y les exhortó a  dedicarle tiempo  a sus familias, aun a pesar de las presiones que requieren las jornadas laborales.

No permitamos que la profesión muchas veces nos exija tanto que nos olvidemos de esas personas. Hay que sacar tiempo para ellas, hay que estar ahí. Podemos estudiar, podemos ser grandes profesionales, pero si no honramos a nuestros padres, no vamos a ser nadie en el futuro”, manifestó.
Los actos de graduación comenzaron poco antes de la 1:30 p.m., con el tradicional desfile de graduandos, en el que el llamado “Sonero de la Juventud” caminó junto a los miembros de la facultad de la UCB.

Mientras se colocaba la toga y el birrete, Víctor Manuelle señaló que jamás imaginó que podría ser considerado para una condecoración de ese tipo. Para él, el hecho de que el reconocimiento venga de una institución puertorriqueña guarda todavía más valor.

“Uno recibe muchos premios, pero cuando lo recibo de mi gente y en mi casa, es mucho más gratificante... Cuando recibí la noticia, para mí  fue sumamente emocionante saber que reconocen el trabajo que estoy haciendo a través de una trayectoria en las artes y en otras cosas que uno trata de hacer para de cierta manera sentir que uno es útil como ser humano también”, afirmó.
Al mismo tiempo, subrayó que sus hijos acogieron la distinción  con mucha emoción.

“Me venían molestando: ‘Papi, de horita en adelante vas a ser el doctor Ruiz”, me decían vacilando. Para mí también es una motivación para que mis tres hijos estudien, y hagan cosas positivas. Yo creo que esa es la cosa más importante. A parte de todo lo que uno pueda hacer como artista, el legado más grande que puede hacer un ser humano es como padre”, subrayó.

Kinaysha, quien cursa el primer año en de química en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, se expresó muy orgullosa del logro obtenido ayer por su padre, y aseguró que el reconocimiento los inspira a luchar para convertirse en profesionales.
“Él me enseñó que con mucho trabajo se obtiene lo que se quiere, y en él tenemos un gran ejemplo a seguir”, indicó la joven.

Por su parte, la presidenta de la UCB, Lillian Negrón, explicó que el cantante contaba con todos los méritos para recibir el doctorado, no solo por su trayectoria en las artes, sino además por sus aportaciones sociales.
“Víctor Manuelle ha sido un ejemplo para la juventud porque vemos toda su trayectoria y reconocemos cómo él ha ido madurando como persona, como artista y hasta como filántropo”, detalló Negrón.

Fuente

Por Brenda Peña López

Primera Hora

Publicar un comentario

 
Top