0
Me enamoré aquí y por eso me vine a Puerto Rico.

Hace seis meses que la salsera Choco Orta regresó a  Puerto Rico porque está enamorada, tras  vivir nueve años en Brooklyn, Nueva York. Y la satisfacción más grande para ella es que el trabajo no le ha faltado, sintiendo el apoyo de sus seguidores y el de su país.

Tanto así que mañana,  domingo, rendirá homenaje a Ruth Fernández, quien la consideró siempre como la hija que no tuvo, según destaca la también percusionista que  cuenta con casi 30 años de trayectoria musical. Su presentación a las 8:00 de la noche, es con motivo del 60 aniversario del Instituto de Cultura Puertorriqueña, donde será la actividad. La dirección estará a cargo del experimentado músico Ángel “Cucco” Peña. Chovo interpretará temas como Gracias mundo  y La Borrachita.

“Soy la hija que Ruth nunca tuvo y quise rendirle homenaje junto a Cucco Peña”, dice la exponente tropical, de 55 años de edad. Con orgullo indica  que “ahora a honrar a quien verdaderamente te dio y te abrió paso y es lo que nosotras como cantantes tenemos que agradecer, tenemos que honrar a Ruth Fernández que fue la primera mujer  negra que canta con una orquesta; la primera mujer que se niega en una presentación en el (hotel) Condado Vanderbilt, que le dice  la producción que tiene que entrar por la cocina, y ella se niega y entra magistralmente con los músicos por el frente…”.

Además, volverá a homenajear a su mentora el 19 de julio con un concierto gratuito en el Teatro Tapia, a las 4:00 de la tarde.

A nivel personal, la artista, que se encuentra radicada en Río Grande,  está feliz.

Me enamoré aquí y por eso me vine a Puerto Rico. Tengo una tremendísima compañera”, dice con el semblante irradiado.

Se las canta a sus colegas
P
ese a que el  trabajo no le ha faltado y con su música ha  viajado el mundo al presentarse en lugares como Francia, Suiza, África, España, Chile, Senegal y  Londrés,  la famosa sonera resiente la poca solidaridad de parte de muchos  de sus colegas hacia  ella, lo que al presente no comprende.
Su carrera de  casi  tres décadas en la música para Choco  Orta “ha sido cuesta arriba”, confiesa. Pero, añade que “nunca le he puesto carga y peso a los obstáculos que he tenido a través de toda mi carrera  porque siempre los rebaso, los trabajo. Y he tenido, caramba, tropiezos…”.

“Si los salseros  no quieren contar conmigo en un sentido, no es que yo no quiera contar con ellos, yo cuento con la gente que cuenta  conmigo. Si un sector de la música que  realizo no quiere contar conmigo,  yo no quiero contar tampoco con ellos. Cuento con los que quieren contar  conmigo. Se pueden ir al soberano  cara... todos esos  salseros de mier.. que no me quieren dar audiencia”, dice.

La experimentada cantante revela en entrevista  que tal rechazo se deba a que “no sé si es porque yo soy lesbiana  o porque yo soy una mujer negra contestataria o  porque soy una mujer que piensa; que soy una intelectual o porque vengo  de un barrio o no reuno las cualidades que el establishment quiere...  No sé si la embarré cuando venía creciendo, pero gracias a eso  me he percatado de tantas cosas y  he podido desarrollar un pensamiento. No sé a qué se debe, eso está en la cabeza del que me  cierra a mí (las puertas)”.

Revela que en  una ocasión se enteró por la persona que contrató para promocionar su disco Choco Swing,  que  la producción fue boicoteada en las emisoras de radio porque “alguien pagó payola para que  yo no cantara (no se escuchara en las ondas radiales)”.
Ante eso dice con la franqueza que la caracteriza que actos como esos provocan que  “te sientes deprimida, invisibilizada, impotente. Qué cara... pasa conmigo. Yo soy libre pensadora y si tiene  precio eso, yo quiero seguir  así”.

Fuente

Por Frances Tirado

Primera Hora

Publicar un comentario

 
Top