0
Catalino “Tite” Curet Alonso nació el 12 de febrero de 1926 y falleció el 5 de agosto de 2003.

Guayama, el pueblo que vio nacer a uno de los compositores puertorriqueños más prolíficos, el gran Catalino “Tite” Curet Alonso, le rindió un merecido homenaje este viernes con la develación de un busto frente al centro de convenciones que desde hoy lleva su nombre.

La actividad oficial, que comenzó con un poco más de dos horas de retraso, fue un acto de celebración de la vida del autor de piezas inolvidables como “De todas maneras rosas” o “Caras lindas”. Y como todo acto feliz, estuvo repleto de la música del compositor y lleno de personas que lo amaron, como su hija Hilda Curet Velázquez o como los cientos de fanáticos que llegaron hasta la plazoleta frente del centro de convenciones donde se realizó la develación del busto para rendirle tributo.

Curet Velázquez señaló sentirse “muy emocionada” por la dedicatoria que le harían a su progenitor. La mujer añadió que este acto demostró que sí hay personas que pueden ser profetas en su tierra.
“Hay un refrán que dice: ‘Nadie es profeta en su tierra’. Pero papi, después de esto de hoy, sí es profeta en su pueblo”, acotó serenamente.

La hija de la mente detrás de “Pa que afinquen” explicó que el movimiento para que se erigiera el busto comenzó en 2013, cuando un grupo de ciudadanos comenzó a recoger firmas para lograr este reconocimiento. “Un grupo de ciudadanos ligados a la cultural pensó que si Luis Palés Matos tenía un espacio en la plaza, papi tenía que tener uno. Entonces comenzaron a reunirse y a buscar firmas y a trabajar para lograr ese propósito”, contó.

El proceso continuó hasta este viernes, cuando se bautizó el centro de reuniones con el nombre de Tite y cuando se develó su figura, la que al momento de esta entrevista, Curet Velázquez no había visto. “Esto loca por verla. Estoy un poco nerviosa, pero sé que el trabajo de la escultora Gladys Nieves es excelente y sé que me gustará”.

El busto, según explicó la escultora natural de Guayama, muestra a un Tite Curet maduro, “cuando su palabra era magia”. El mismo tiene una inscripción en la que se puede leer “Cada palabra en cada una de mis canciones encierra un sentimiento, una pasión”. Asimismo, hay un listado de algunas de sus composiciones más conocidas como “Periódico de ayer”, “La tirana”, “Juan Albañil” y “Tiemblas”, entre otras.

Curet declaró que aún extraña a su padre. “Al principio no podía ver ni su firma. Esa firma suya tan particular, con la ‘C’ tan redondita. Pera ya he ido haciendo paz con todas esas cosas. Y sí, lo extraño. Pero ahora, cuando me pasa, voy a internet y veo entrevistas y escucho su música”, manifestó mientras capturó una lágrima solitaria que logró burlar el cerco de sus dedos.

Las lágrimas volvieron a fluir cuando Curet Velázquez habló sobre su papá ante el público congregado. La mujer destacó su dulzura y humildad. También recordó la habilidad que tenía para componer. “Papi era un buen padre, pero de mirada firme. Cuando papi miraba, uno se aquietaba. Era bien inteligente, sabía de todo. Dominaba tres idiomas: inglés, español y portugués. Con sus composiciones denunció injusticias y resaltó el amor”, rememoró.

La actividad en recordación a Curet Alonso coincidió con el primer aniversario de la muerte de otro grande de la música, el cantante Cheo Feliciano, quien puso voz a composiciones de Tite como “Anacona” o “Franqueza cruel”.
“El que la develación fuera hoy no fue planeado para que coincidiera con este aniversario, pero que bueno que fue así. La partida de Cheo fue muy triste. Se fue muy pronto, igual que papi”, puntualizó.
Un hombre noble

Entre el público que llegó hasta Guayama para rendirle honores al poeta se encontraba el matrimonio de Miriam Santana y Julio Bonet. Ambos viajaron desde Carolina para estar presentes en un momento tan importante para su amigo.
“Nosotros estamos aquí porque lo conocíamos de Santurce”, soltó sonriente Santana. “Mi hermano es cantante, conocemos a Elías Lopés y yo era promotor de artistas, así que lo conocíamos. Por eso queríamos venir aquí”, añadió Bonet, quien también era cartero, como Tite Curet.

Al preguntárseles que recordaban del artista, ambos señalaron su humor y su humildad. “Era bien jocoso, le gustaba el chiste… Era bien simpático, un hombre noble. Nunca se le subieron los humos, ni nada. Cuando andaba por la calle, si no lo conocías, no te dabas cuenta que era él”, resumió Santana.

Más adelante, los esposos Juanita de León y José Luis Landrón también reconocieron que estaban allí para rendirle honores al compositor, periodista y poeta. “Yo soy de Guayama, así que imagínate si no iba a estar aquí”, dijo.

“Yo lo conozco a través de su música, soy salsero, por eso estoy aquí”, agregó Landrón.
La actividad culminó con un tributo musical realizado por un grupo de músicos dirigidos por el maestro Elías Lopés y con la presencia de un cabezudo del artista.
Curet Alonso nació el 12 de febrero de 1926 y falleció el 5 de agosto de 2003.

Fuente

Primera Hora

Publicar un comentario en la entrada

 
Top