0
Fue el Jueves Santo del año pasado cuando el cantante falleció en un accidente automovilístico.

El Jueves Santo del año pasado Puerto Rico se despertó con la triste noticia de la pérdida de uno de sus querendones de la música: Cheo Feliciano.
El reconocido salsero y bolerista ponceño falleció el 17 de abirl a eso de las 4:13 de la mañana, tras impactar su vehículo contra un poste del tendido eléctrico entre el kilómetro 1.1 y 1.2 en la carretera PR-176. Iba en dirección de la carretera PR-1 hacia su residencia en la urbanización Venus Garden. El cantante no llevaba puesto el cinturón de seguridad.
De esa forma se apagó la voz de temas inmortales como “Amada mía”, “Anacaona” y “Los entierros”, entre muchos otros, con los que no solo los puertorriqueños sino toda Latinoamérica bailó y se enamoró.
A sus 78 años, Cheo Feliciano había superado grandes problemas de salud, como la drogadicción y el cáncer, y se encontraba muy activo en su carrera. De hecho, al día siguiente de su accidente, viajaría a Acapulco, México, para participar en un concierto de los Salsa Giants, junto con sus colegas Ismael Miranda, Oscar D’León, José Alberto “El Canario” y Tito Nieves.
“Papi es para toda la vida, porque nos ha dejado su música, su corazón, a su pueblo, a su gente... ‘¡Familia!’, como decía papi. Gracias a Dios, tenemos su música para recordarlo", dijo José Enrique Feliciano al llegar al lugar donde falleció su padre, quien se dijo se pudo haber quedado dormido al volante.
Tras la muerte de Cheo Feliciano, el gobernador Alejandro García Padilla declare tres días de duelo. Su velatorio dio inicio el Sábado de Gloria, en el Coliseo Roberto Clemente, en San Juan, donde el pueblo se desbordó en muestras de cariño para el artista. Hasta allí también llegaron un sinnúmero de colegas del cantante, quienes al igual que el público se mostraban incrédulos ante la inesperada pérdida.
La viuda de Feliciano, Socorro “Cocó” Prieto, quien estuvo casada durante 56 años con el intérprete, agradeció el amor del público durante los actos fúnebres: “Gracias por querer a mi amado esposo. Es difícil cuando estamos en una situación como esta. No es fácil ver al hombre que amas, que me dio a mis hijos y a mis nietos... (en una caja).  Tras 56 años de matrimonio, Prieto indicó que "en los momentos más difíciles de Cheo Feliciano yo estuve allí a su lado. Conocí a Cheo cuando yo tenía 15 años y el 19. Me robó de la cuna, como el decía”.
El lunes 21 de abril, los restos del artista fueron expuestos  en el Centro de Convenciones Juan H. Cintrón de Ponce, donde el pueblo que lo vio crecer se despedió de él.  Luego el cuerpo recibió Cristiana sepultura en el Cementerio La Piedad, en Ponce.

Fuente

primerahora.com

Publicar un comentario en la entrada

 
Top